Resiliencia, lo que el fuego no se llevó